Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alex north (1) allen ginsberg (1) america (1) amigos (3) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (8) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) barry white (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (8) carlos hódar (4) carrie fisher (1) celebraciones (4) charlotte kitley (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (19) coches (2) conciertos (8) conexión de genios (10) conocí en persona a... (1) críticas (16) curiosidades (11) david bowie (18) demis rousos (1) deportes (7) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos marcapasos (1) discos muy recomendables (7) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (25) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) eurythmics (1) familia (7) famosos (1) fito paez (3) fito páez (1) ford mustang (2) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) guns'n'roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (28) humor (7) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joaquín nieto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) john hyat (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) joserra rodrigo (1) jovanotti (3) juan porto guindo (1) juancho (1) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (7) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (2) lucha (1) lucio battisti (4) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (5) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) mis vinilos raros de prince (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (75) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) ovnis (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) presentaciones (1) primavera (1) prince (30) radio futura (3) rafa nadal (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rod stewart (1) rodríguez (2) roxy music (1) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (3) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (10) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (4) tv on the radio (1) van morrison (1) versiones (3) vida (14)

jueves, 20 de noviembre de 2014

Spinetta: Buenos Aires, alma de piedra.



Abriste en mí una brecha, y brotó la necesidad de saber de ti.

Encontré pocos caminos, pues el tiempo dinamita mis ansias de hallarte,

mas sólo un sedal basta para llegar al pez...


    Así es. Dios sabrá por qué Argentina fue ganando terreno en mi vida. Primero, el acento tan particular de Rodolfo Langostino;  después Maradona en el 78; luego fue el tango en aquellos festivales en Granada en los 90; y faltaba para colmo la potente llegada del rock argentino a mi colección de música. 
     De hecho mis estadísticas personales son asombrosas: de los 8 ó 9 argentinos que he tenido el gusto de conocer personalmente, 4 de ellos son músicos de renombre (alguno pensará que es broma): Luis Alberto y Dante Spinetta, Fito Páez y Enmanuel Horvilleur. ¿Alguien da más?

     Pero es cierto que este apetito creciente, cristalizado en la ciudad de Buenos Aires, no encuentra forma de llenar mis enormes lagunas en cuanto a conocimiento histórico de las gentes y los hechos en esta ciudad universal. Me voy valiendo de ligeras pinceladas por aquí y por allá, entre otras, las que ofrece de vez en cuando JLO, otro amigo argentino, en su siempre interesante blog. La falta  de tiempo tiene la culpa...

   Pero de vez en cuando aparece un hilo a modo de sedal para ir tensando la caña y llegar haya el pez. En esta ocasión fue el eterno Spinetta, con el tema que abre Camalotus, un ep editado en el año 2004 y que nos ofrece esta peculiar visión de Buenos Aires.
Es un tema dedicado a la ciudad, a una ciudad agresiva y hermosa al mismo tiempo. Siendo una fuente constante de atractivo turístico y de visitas desde todos lados del mundo, a la vez, Buenos Aires, es una ciudad con un alma rota, un alma endurecida por la pobreza, por los malos gobiernos, por la represión, por los pequeños crímenes diarios. La cuestión es que en la letra se expresa con claridad todo eso, que es como si fuera una bataclana la ciudad. Yo lo trato de un poco de bataclana”.

     Poco hay que añadir. Disfruten:





Hace mucho tiempo,

comes lo que yo dí,
y ¿cómo te bancas así?
¿no ves que están los niños?

Yo me como que al mirar,

solo veo tu dolor...

Veo lentamente,

que anunciando para el mal...

Tu deseo es ser más pobre,

aunque los que te robaron...
o más bien matas,
para llegar a ser tan rico...

Por fin iluminaron,

la vidriera de tu amor...
Tocan por dinero,
con camarógrafo...

Buenos Aires, alma de piedra...

nadie nos esta esperando...
Creo que ver que bailan,

en la calle azul...
y no es verdad...

Te cambias la cara,

cuando sube la marea...
eres sanguijuela,
de la gente que te teme...

Lo que no toleras,

es la esencia inteligente...
Una sobredosis de amor te mataría...

Buenos Aires, alma de piedra...

nadie nos esta esperando, nena...
Veo que bailan en la calle azul,

Y no es verdad,
Tu deseo es ser más pobre,
aunque los que te robaron...
o más bien matas,
para llegar a ser tan rico...

Corre como pólvora,

la baba de tu delantal...
Te cambia tu piel,
la cara, cuando sube una verdad...

Buenos Aires, alma de piedra...

nadie nos esta esperando
Creo ver que bailan en la calle azul,

y no es verdad (no nena)
mi corazón no te mentiría, es así...
es la ciudad que se quedó vacía...
tu corazón no te mentiría, es así
esta ciudad que se quedó vacía...
tu corazón no te mentiría, y eso es así,
una ciudad que se quedó vacía...
tu corazón no te mentiría, eso es así...
esta ciudad que se quedó vacía...

viernes, 14 de noviembre de 2014

Charlotte Kitley: amando la vida.





    Dedicaré algún día una entrada al mundo del blogero, una preciosa forma de ocupar el tiempo, que se debate entre la pasión por escribir, el anhelo de compartir, y en ocasiones la profesión de periodista. Pero no será hoy, hoy me detendré en Charlotte Kitley.
     

     Nuestra protagonista, incansable trabajadora y escritora en un blog del diario británico The Huffinton Post, tuvo que convertirse también en una incansable luchadora en la batalla contra el cáncer, a la postre convertida en una dura batalla contra el tiempo. Esta madre y esposa ejemplar, un buen día, escribió lo siguiente:

     "Tengo 35 años, soy una simple mamá de dos chiquillos magníficos de 3 y 5 años de edad, propietaria de un perro labrador negro desobediente, y esposa de un marido muy comprensivo y paciente. Supuestamente escucho demasiado "Take That", puedo preparar unas sencillas magdalenas, y soy una entusiasta y testaruda bailarina.
     En 2012, la vida tomó un giro inesperado y, de forma muy inconveniente, me diagnosticaron cáncer de intestino en etapa 4. Después de mi diagnóstico, he tenido unas cuantas operaciones, 25 sesiones de la radioterapia y más de 30 de quimioterapia. Aunque médicamente ahora estoy en el grupo de pacientes de cáncer "controlados pero sin cura", estoy decidida a vivir la vida de la forma más normal y plena que me sea posible.
     Así que he decidido tener una vida bien ocupada; aprendiendo nuevas y variadas habilidades como globoflexia, pesca, la fabricación de chocolate y muy pronto, aprender a pilotar un helicóptero. He disfrutado de momentos preciosos, incluyendo la enseñanza de mi hijo a esquiar y contemplar a mi hija encontrándose con su heroína, Belle, de la Bella y la Bestia.
   No paro de tener problemas con mis médicos por "hacer demasiadas cosas". Este año he estado esquiando, haciendo buceo, ciclismo, senderismo, kayak, vela, natación con delfines y completando una marcha solidaria de 5 kilometros a pie el día después de ser desconectada de mi máquina de quimio ( ¡ese día necesité una buena mentira como excusa! ).
     Cuando me levanto, siempre hay una sonrisa en mi cara y por lo general un desastre al acecho alrededor a la vuelta de la esquina. Pero con la amor y sonrisas, se soporta casi todo risa y el amor, tenemos a través de la mayoría de las cosas - incluso la rotura de mi bolsa de colostomía en el centro WH Smiths (sí, ¡de verdad!) antes de coger un vuelo, no logró disminuir mi ánimo.
     La vida es para vivirla y yo estoy en ello (bueno, ¡preferiría no estar gastando tanto tiempo en el hospital!). Estoy aquí para inspirar a otros que han sido "dados de baja" y alentarlos para que nunca renuncien a vivir su vida. Podéis ir siguiendo mis aventuras en www.lifeasasemi-colon.blogspot.com.es."


     Gran contraste éste con noticias que nos llegan continuamente sobre actitudes totalmente opuestas, que incluso alentan al suicidio asistido a personas que aún tienen, cuando poco, varios meses de vida por delante. No lo digo a modo de crítica, pues enfrentarse a una enfermedad terminal debe ser terrible en muchas circunstancias, pero sí es cierto que la actitud de coraje o de desesperación son diametralmente opuestas a la que nos ofrece esta valiente escritora de blog.
     Charlotte no tiró la toalla, luchó contra pronósticos fatalistas a pesar de saber que la apuesta era arriesgada, pero lo más importante es que, mientras tanto, se ocupó de ser feliz y de hacer felices a los suyos, y se brindó como una fuente de alegría y entusiasmo para hacer más fácil el tránsito por la enfermedad a otros que están en la misma situación.

     Su blog comenzó teniendo no muchas visitas y casi ningún comentario, pero la cosa fue cambiando poco a poco. Encontramos entradas donde habla de las distintas circunstancias que van apareciendo en su particular via crucis, y su forma de afrontarlas. Algunos de sus títulos:

* Mis reglas para luchar contra el cáncer.

* La niebla se va disipando...

* El poder de las palabras.

* ¡En bici!

* ¡Porque para eso están los amigos!

* La vida está llena de sorpresas

* ¡Quimio, aquí estamos de nuevo!

* Un esfuerzo olímpico.

* El sueño americano.

* La chica de platino conquista los cielos

* Tiempo para el plan c.

* Pelo hoy, nada mañana.

* ¿Alguien quiere un perro?






      No estamos hablando de cualquier cosa. Hay capítulos difíciles en esos días especialmente duros donde el dolor y la debilidad van ganando terreno; es tremendamente emotiva la lectura de la entrada publicada con motivo de su 36 cumpleaños, en la que hace un pequeño resumen de todo lo que la vida le ha regalado en ese año "extra" con el que casi no contaba cuando comenzó los tratamientos. Era su penúltima publicación. A partir de ese día las cosas fueron empeorando...

     Unos días después, escribió su última entrada, y la dejó preparada par que su marido la publicase el día de su muerte. Titulada "todo llega a su fin", fue el 16 de septiembre cuando vio la luz, a pocas horas de haber fallecido Charley.
     Estremecedor imaginarla frente el teclado, débil, atiborrada de morfina, consciente de lo que le tocaba afrontar en cuestión de días, pero con una gran claridad de palabras y preciosos consejos ofrecidos a todos; de forma especial a los que, gozando de salud, a veces desperdiciamos la vida perdidos en mil tonterías egoístas y pueriles.

     No dejéis de leerlo. Es toda una lección de vida.



     TODO LLEGA A SU FIN


     Siempre he planificado bien las cosas. Me gustan las listas y las planillas, las notas con lo que tengo que hacer y los objetivos. Soy muy buena emprendiendo, pero, sinceramente, también me aburro con facilidad y pierdo el interés cuando la emoción inicial se pasa.
     No he tenido el privilegio de poder aburrirme del cáncer. No es algo que puedas dejar sin más si no te apetece ese día. No existe un botón que puedas apagar de un día para otro. Al menos, no para mí. Desde mi primer día como paciente de cáncer he asistido a todas las pruebas, citas y consultas. He probado todos los tratamientos posibles, desde las terapias médicas habituales hasta el requesón con aceite, la acupuntura y el zumo de col. El cáncer se ha convertido en nuestra vida. Vacaciones, cortes de pelo, clases de helicóptero... Todo ha estado planeado en torno a fines de semana buenos o malos por la quimioterapia. Danny y Lu, inocentes e inconscientes espectadores, han pasado su infancia protegidos, pero también dictados por mis diversos regímenes. Esto es lo único que han llegado a saber, pero espero que se las apañen para seguir siendo unos niños tan buenos, satisfechos y amados.
     La inocencia de la que les hemos protegido se ha tenido que manifestar ahora. Después de mi cumpleaños, empecé a sentirme indispuesta. Fuimos al hospital que lleva mi seguimiento. Por desgracia, al hacerme un nuevo escáner, los resultados fueron devastadores. Ya no contábamos con el plan de acción mes a mes con un par de meses de regalo al final. Me dieron unos días de vida, con suerte un par de semanas. Se suponía que no podía irme del hospital, pero, de algún modo, me las arreglé para salir de ahí en el último momento y volver a casa a pasar el poco tiempo que me queda con mis queridos hijos y marido.
      Mientras escribo esto, estoy sentada en el sofá, relativamente sin dolor, y ocupada con mis pequeños proyectos, arreglando el funeral y vendiendo mi coche. Cada mañana nos despertamos agradecidos porque puedo achuchar y besar a mis bebés.
     Cuando leáis esto, yo ya no estaré aquí. Rich estará intentando mantenerse en pie, intentando comprender algún día en algún momento que yo no volveré a despertarme a su lado. Me verá en sueños, pero con la brutal luz de la mañana descubrirá que la cama está vacía. Sacará dos tazas del armario, pero se dará cuenta de que sólo tiene que preparar un café. Lucy pedirá que alguien le alcance la caja de los coleteros, pero no habrá nadie que le trence el pelo. Danny habrá perdido uno de sus policías Lego, pero nadie sabrá exactamente ni dónde está ni dónde buscarlo. Vosotros iréis a ver la última actualización del blog, pero no habrá ninguna más. Éste es el último capítulo.
     De este modo, voy dejando un agujero injusto, cruel y sin sentido, no sólo en Halliford Road, sino en todas las casas, pensamientos y recuerdos de otros seres queridos, amigos y familias. Lo siento mucho. Me encantaría estar con vosotros, riendo, probando un nuevo alimento milagroso, diciendo tonterías de las mías. Tengo mucha vida por vivir, pero sé que no podré. Quiero estar presente para mis amigos y saber cómo les va la vida, quiero ver a mis hijos crecer, y quiero hacerme vieja y gruñona con Rich. Pero todas estas cosas se me niegan.
     No obstante, a vosotros no os las están negando. Así que, en mi ausencia, por favor, por favor, disfrutad de la vida. Cogedla con las dos manos, agarradla, agitadla y creed en ella cada instante. Adorad a vuestros hijos. No tenéis ni idea de lo privilegiados que sois por poder gritarles cada mañana para que se den prisa y se laven los dientes.
     Abrazad a esa persona que queréis y si no os devuelve el abrazo, encontrad a alguien que sí lo haga. Todo el mundo se merece querer y ser querido. No aceptéis menos. Buscad un trabajo que os guste, pero no os hagáis esclavos de ello. Al final, en la lápida no pondrá "ojalá hubiera trabajado más". Bailad, reiros y comed con amigos. Las amistades verdaderas, fuertes y sinceras son un privilegio y una elección que tenemos que hacer, no como la lealtad que debemos mostrar por un vínculo sanguíneo. Elegid sabiamente a vuestros amigos y queredlos con todo vuestro amor. Rodeaos de cosas bonitas. En la vida hay muchas sombras y mucha tristeza; buscad ese arcoiris y enmarcadlo. Hay belleza en todo. A veces sólo hay que esforzarse un poco más para verlo.
     Esto es todo por mi parte. Muchas gracias por el amor y la simpatía que me habéis mostrado con pequeños gestos en los últimos 36 años. Desde las niñas que, con seis años, me empujaron a las ortigas, hasta los viudos que en la última semana me han contado lo que sus mujeres hicieron para preparar a sus hijos y a todo el mundo. Ellos, y todos vosotros, me habéis ayudado de alguna forma a convertirme en la persona que he sido.

     Por favor, haced que todo este amor por mí pase ahora a Rich, a mis hijos, a mi familia y a mis amigos íntimos. Y cuando cerréis las cortinas esta noche, buscad una estrella: seré yo, mirando hacia abajo, con una piña colada y una caja de bombones (de los caros) en la mano. Buenas noches. Se despide, Charley xx